Los directivos de la empresa encargada de construir este complejo energético explicaron al alcalde y a los regidores del porqué se retrasaron en concretar el plan

Guamúchil, Sinaloa.- Directivos de la empresa IGSA, S.A. de C.V., que traen el proyecto de crear una planta generadora de energía con las aguas residuales en el municipio, sostuvieron una reunión con el alcalde y algunos regidores que integran el Cabildo, donde explicaron los motivos del retraso que han tenido para concretar esta idea.

Mario Amador Bech, director General de Waltica Cogeneración de Energía y director de Ventas de IGSA, explicó que desde hace un mes venció el plazo para definir el proyecto, que tendrá una inversión de más de 280 millones de dólares, pero no han podido concretarlo ya que es necesario el gas natural para su funcionamiento, cosa que en Sinaloa aún no se establecía de manera definitiva, pero este combustible ya se tiene, por lo que la construcción de la planta ya puede arrancar.

El representante de esta compañía generadora de energía, explicó que además de la electricidad, la planta podrá generar agua potable, mediante el tratamiento de las aguas residuales que se producen en el municipio, con lo que también se pueden establecer condiciones para atraer a otras industrias.

Por su parte, el presidente municipal, Carlo Mario Ortiz Sánchez, mencionó que el proyecto es atractivo para Salvador Alvarado, ya que está convencido de que puede propiciar condiciones positivas para el desarrollo económico y la sustentabilidad del municipio, sin embargo, este Cabildo deberá hacer los análisis del proyecto, ya que es una nueva administración y se deben tomar decisiones que traigan beneficios reales.

Precisó que los inversionistas afirmaron que, en un plazo no mayor a cinco meses, pueden afinar los últimos detalles para arrancar la construcción de la planta, misma que podría quedar culminada en dos años, por lo que tiene interés en que este proyecto se concrete y que sea en su administración.

Ortiz Sánchez reiteró que el proyecto de la planta no requiere ninguna inversión del municipio, sin embargo, es obligación de su gobierno verificar cada detalle, para que las cosas se concreten apegadas a la ley y con beneficios para los alvaradenses.